burgosbr@gmail.com 777-3265790 777-1259672

Síguenos en:

Errores más frecuentes que comete un comprador de un Inmueble.

Muchos de los errores que cometemos con frecuencia en la compra de cualquier cosa radican en que no tenemos la cultura de leer e informarnos bien sobre lo que estamos comprando. (Entiéndase cualquier cosa como cualquier artículo electrodoméstico, o servicios). Y peor aún es cuando la compra de algo está ligada a la firma de un contrato. Y todavía más si ese contrato o convenio tiene letras chicas. Nos da flojera, tenemos que reconocerlo.

Por tal motivo es que te pido que si vas a comprar un inmueble donde quiera que sea, tomes un pequeño espacio de tu tiempo y leas este documento.

No te vas a arrepentir.

En primero lugar, porque comprar una casa, no es cualquier cosa. Comprar una casa es toda una experiencia, especialmente cuando lo haces por primera vez.

¡Pero no te preocupes! Estamos aquí para compartir contigo los errores más frecuentes que se suelen cometer a la hora de comprar una casa y lo que queremos es que  ¡Aprendas cómo evitarlos! Y además reiterarte que cuentas con nosotros para que te ayudemos a encontrar la casa de tus sueños.

Desde mi punto de vista el primer error más frecuente empieza justo en ese instante en que decides empezar a buscar una casa y te sientas en la computadora y pones una palabra clave en el buscador que uses. Por ejemplo: Venta de casas en Cuernavaca. En ese justo momento, se te despliegan en el monitor una larga lista de enlaces (links) donde podrás encontrar miles y miles de propiedades en venta. Abres el primero que te sale y empiezas a navegar. Y es evidente que empiezan a brillarte los ojos. ¿A poco no es verdad?

Y es evidente que en cada casa que ves, que te guste a primera vista, mandas un correo para preguntar sobre ese inmueble e incluso para hacer una cita.

Hasta aquí todo va bien, y de seguro te preguntarás por qué inicié diciendo que es el primer error que comenten los que quieren comprar una casa.

El error no está en buscar, sino en que cuando hayas visto 10 casas que te gustaron, ya has mandado correos a 10 corredores distintos y lo peor es que después cuando esos corredores te llaman (si es que dejaste teléfono de contacto) no sabes ni de cual propiedad te está hablando. ¿No te ha pasado? Porque a mi desde este lado me ha pasado… Llamo, y me dicen: Perdón es que he mandado tantos correos que ya no me acuerdo.

El error no está en la búsqueda, sino en cómo se hace esa búsqueda.

¿No sería más fácil buscar inmobiliarias en la zona en la que quieres comprar? y hacer una llamada y presentarte con el asesor que conteste al teléfono y decirle: Hola, mi nombre es Paco Pérez y he visto que ustedes tienen varias propiedades anunciadas en la zona en la que quiero comprar. Y explicarle a ese asesor cuales son las necesidades que usted tiene y lo que quiere comprar. Estoy seguro que un buen asesor le va a preguntar todo lo que le facilite su trabajo y lo va a orientar mucho más que si usted hace 10 citas, con 10 asesores distintos en 10 instantes de tiempo distintos. Ya partiendo de ahí, hasta puede calcular mal el tiempo que va a invertir en ver una casa y es por eso que llega tarde a la siguiente cita con la consecuente pérdida de tiempo del que está esperando.

Es por eso que insisto en el término “Primer error” porque usted sin darse cuenta está empezando mal, porque está considerando que quien le va a mostrar una casa es un simple mostrador de casas y no un asesor inmobiliario que no solo le va mostrar la propiedad, sino que además lo va a asesorar legalmente en su compra hasta el instante en que firme su escritura.

Creo que tenemos que adquirir esa cultura del respeto y empezar por respetar a esa persona que con profesionalismo está haciendo su trabajo. Tenemos que adquirir la cultura de la lealtad a quien como parte de su trabajo y de ganarse el sostén para él y su familia está brindándole un servicio. ¿O le gustaría que a usted le hicieran lo mismo en su negocio? Estoy seguro que no. El tiempo es tan válido para usted como para el asesor inmobiliario.

Si logro que hasta aquí estemos de acuerdo, creo que empezamos bien. Entonces lo primero que usted debe hacer a la hora de comprar un inmueble es elegir a un profesional que lo guie durante todo ese proceso de la compra-venta, desde el inicio hasta el final.

Sé que debes estar pensando que no todos los que trabajamos en este ramo son buenos. Estoy de acuerdo, hay muchos improvisados haciendo daño en el mercado inmobiliario. Pero como en todo, somos más los buenos que los malos. Busque entonces al bueno y así empezará bien.

 

El error de la “Impaciencia”

Una casa no se compra de un día para otro. No seas impaciente y no compres nada que no te guste de verdad. Tu asesor te ayudará. Es importante visitar la propiedad en persona, ya que los anuncios y las imágenes a veces pueden estar un poco alejados de la realidad. Con el tiempo, tendrás una idea de la calidad de las viviendas y de cuáles son los precios estándares. Si eres impaciente y no tienes suficiente información, corres el riesgo de pagar demasiado por tu casa, o de acabar en una vivienda desastrosa. Revisa bien todo de la casa que te guste. Ve a los detalles. Pregunta. Un buen asesor sabe lo que está vendiendo y sabe todo de ese inmueble. No te quedes con dudas.

El error de no saber ¿Cuánto espacio necesitas realmente?

Muchos compradores primerizos argumentan: “Quiero una casa porque necesito espacio para mi familia”. Pero, ¿cuánto espacio necesitan realmente? Comprar una casa demasiado grande conlleva no solo tener que pagar más para comprarla sino también encargarse de otros costos adicionales. Por ejemplo, el impuesto predial, mantenimiento de jardín, de la alberca, o los gastos por el uso de un aire acondicionado dependen del tamaño del inmueble. Además, el esfuerzo para mantenerla es mucho mayor. Y, ¿qué pasa cuando los niños están fuera de casa? Muchas habitaciones quedan inutilizadas. Ten en cuenta estos aspectos al valorar el tamaño de la vivienda, y escoge el que realmente necesites.

El error de la Credulidad

“La confianza es buena, pero el control es mejor”. Y la confianza es algo que se gana y un buen asesor inmobiliario se ganará tu confianza.

Cuando no te relacionas con un solo asesor corres el riesgo de que engañen. Un mal asesor inmobiliario lo que quiere es vender y solo piensa en que te está vendiendo una casa, y no realmente que lo que te está vendiendo es un servicio de asesoría profesional y legal.  Esta premisa es importantísima a la hora de comprar una casa.

Debes ser siempre crítico y visitar la propiedad varias veces. A ser posible, a diferentes horarios.  

Error al Miedo a la negociación.

Hay muchas personas que temen las negociaciones de precios. Preferirían que se les tragara la tierra antes que pedir una reducción de precio. El resultado es obvio: acaban pagando más de lo que deberían. ¡Deja bien claro que tu dinero te lo has ganado! Piensa que cada céntimo que te ahorres al comprar una casa lo podrás aprovechar en otras ocasiones. Cuanto más bajo sea el precio de compra, más bajo serán los impuestos, el crédito, los gastos de escritura, etc. “Negociar por una casa es importante ya que es el activo más grande que la mayoría de personas poseen, y hay potencialmente mucho dinero en juego”. Así que tú puedes hacerlo, ¡supera tus miedos y empieza a negociar!

Ahora bien. Negociar no es faltar al respeto. Negociar no significa regatear ni insultar al propietario en como decimos en el argot inmobiliario: Lanzarte a la yugular del propietario.

Por eso es muy importante casarte con un buen asesor inmobiliario. Él te ayudará a negociar y además sabe hacerlo. Por eso insisto en la importancia de que le des a un profesional el voto de confianza. Él sabe comparar el valor de un inmueble con su precio y tiene todas las herramientas para hacerlo. Además, estoy seguro que si la casa está a buen al precio que debe estar y no inflado como hacen algunos malos asesores, entonces la negociación será mucho más fácil.

Error de Subestimar costos de renovaciones

En el caso de propiedades de segunda mano, a veces puede suceder que haya que recurrir a muchas renovaciones. A menudo este tipo de errores solo se vuelven obvios cuando ya te estás mudando a la casa. Por ejemplo, es ahí cuando te das cuenta de que los techos no estaban bien impermeabilizados. Antes de considerar la compra, debes saber reconocer los requisitos de modernización necesarios que tienes que afrontar en un vivienda de segunda o tercera mano.

Error de no saber con cuanto cuentas para la compra.

Hay muchos compradores que empiezan al revés. Primero buscan la casa y después van a buscar el financiamiento.

Imagina que te gustó una casa y estás convencido que esa es la que quieres. Entonces cuando vas al banco, no calificas para poder comprar esa casa. Evita esa decepción que es muy dolorosa. Primero ve al banco y dado tus ingresos y lo que tengas disponible en tus ahorros, pide una precalificación de hasta cuanto puedes alcanzar. Una vez que sepas cual es el monto que te puede prestar el banco, entonces es que puedes empezar a buscar lo que vas a comprar.

También debes estimar los gastos que te genera la compra, tales como gastos de escrituras, apertura del crédito, impuestos a pagar, etc.

Sabiendo eso, ya estás listo para empezar a buscar a un profesional que te ayude a encontrar la casa de tus sueños.

Como anotaciones finales.

Estoy convencido que del lado nuestro hay gente con poco profesionalismo, pero también hay muchos MUY BUENOS. Como también del lado del comprador hay muchos que también dejan mucho que desear.

No caiga usted en esa categoría porque también de los hay los hay… por ejemplo:

  • Hay “compradores” que solo llaman agentes inmobiliarios para pasear los fines de semana visitando casas con toda su familia.O para agarrar ideas para hacerse una ellos.
  • Hay “compradores” que visitan una casa que está muy cerca de donde ellos viven, solo para ver en qué precio pueden poner la suya a la venta.
  • Hay “compradores” que ven una casa con un agente inmobiliario y después tratan de buscar al propietario y saltar al agente para comprar más barato.
  • Hay “compradores” que ven una misma casa con varios agentes para ver quien le da mejor precio por esa casa.
  • Hay “compradores” a los cuales se le da un servicio de calidad y después cuando los llamas para darle seguimiento, no contestan más el teléfono.

NO HAGA ESTO NUNCA.

Hay que aprender a valorar el trabajo de los demás. Para nosotros usted es lo más importante. Denos la oportunidad que en la compra de su casa, seamos nosotros lo más importante PARA USTED